Ir al médico en Francia

Las visitas al médico, la farmacia o las urgencias

Al llegar a Francia, debe obligatoriamente afiliarse al régimen estudiantil de la seguridad social.

Ir al médico en Francia: 

Durante su estancia en Francia, es posible que necesite consultar un médico.

Existen diferentes tipos de médicos:

  • Los médicos generalistas: un médico general o de cabecera se hace cargo de todo tipo de paciente. Diagnostica el problema del paciente y le propone un tratamiento o bien una consulta a un especialista. En caso de proponerle consultar a un especialista, el médico de cabecera le dará una carta de recomendación. La consulta con un médico general cuesta 23 euros, una parte de la cual es reembolsada por el seguro social estudiantil.
  • Los médicos especialistas: son médicos especializados en un área de la medicina a los que se acude por síntomas particulares. Por ejemplo, si una persona tiene dolor de dientes, consultará un dentista. Existen diferentes médicos especialistas: cardiólogo, dentista, oftalmólogo, ginecólogo, psiquiatra, etc. Es posible consultar ciertos especialistas sin carta de recomendación de un médico general, pero a menudo es necesario tenerla. La consulta con un especialista puede costar entre 25 y 90 euros, una parte de la cual es reembolsada por el seguro social estudiantil.

No hace falta acudir previamente a vuestro médico de cabecera para consultar los siguientes especialistas.

Le recomendamos tener un médico de referencia en Francia, pues le garantizará los cuidados médicos y preventivos que necesite, le realizará un seguimiento médico personalizado y, si necesario, le recomendará un especialista.

Generalmente hay que concertar cita previa para consultar a un médico, pero no en todos los casos (consúltelo directamente con el médico). A menudo, debe esperar algunos días para la cita con un médico de cabecera y con frecuencia varios meses con un especialista.

Para encontrar al médico más próximo de su domicilio, consulte el siguiente sitio web de las Páginas Amarilla.

Introduzca el nombre de la ciudad o distrito de su residencia y el profesional médico que necesite (médico general, dentista, ginecólogo…).

Tras la consulta, el médico le recetará una prescripción médica, una lista de medicamentos que podrá adquirir en la farmacia. Siga las instrucciones sobre la dosis y la frecuencia que debe tomar los medicamentos.

Atención, para consultar a un médico por la noche, un domingo o los días festivos, puede acudir a los cabinetes médicos de su distrito  o ir al servicio de urgencias de un hospital.

 

Ir a una farmacia:

Existen medicamentos que solo se pueden comprar con preinscripción médica. Otros como, por ejemplo, el paracetamol (dolores y fiebre) o medicamentos para dolor de garganta o de estómago, no es necesario presentar una preinscripción.

Los medicamentos serán, la mayoría de las veces, reembolsados (no todos los medicamentos son reembolsables o en todo caso no en su totalidad).

Para encontrar una farmacia cerca de su domicilio, haga clic aquí.

Generalmente, las farmacias están abiertas de 9am o 10am hasta las 7pm, a excepción de los lunes (a veces abren únicamente en la tarde), los sábados (a veces abren únicamente en la mañana), los domingos y los días festivos. Infórmense en internet o directamente en la farmacia para conocer los horarios de apertura exactos.

Si necesita urgentemente algún medicamento durante el horario de cierre, puede buscar una farmacia de guardia.

Atención: si compra medicamentos en la farmacia de guardia, deberá pagar gastos suplementarios.

Ir a urgencias:

Durante su estancia en Francia, es posible que necesite llamar el servicio de urgencias en caso de lesión o enfermedad grave.

Si tiene alguna urgencia, llame al número 15 (Samu, Servicio de ayuda medical de urgencia) o al 18 (Bomberos). Si llama desde un teléfono móvil, marque el 112 (número único de llamadas de urgencias de la Unión Europea). Se pondrá en contacto con un médico que le aconsejará y le dirá si debe ir a urgencias.

Aquí podrá encontrar la lista de servicios de urgencias de los hospitales de Lyon.

 

© Inflexyon 2018